Un final del verano acompañado con John Ford

30 Ago

“John Ford, John Ford y John Ford”.

Orson Welles al ser preguntado por sus directores de cine favoritos.

Antes de que acaben las vacaciones, y con el préstamo de verano vigente hasta el 11 de septiembre, os proponemos un festival de cine, privado, sobre el que es considerado el mejor cineasta estadounidense: John Ford. Truffaut decía que Ford inventó el cine, y no nos extraña, ya que es una figura que abarca casi toda la historia del celuloide con una carrera profesional de más de 50 años y con más de 140 películas. Sus películas narraban historias apasionantes y sus memorables personajes invitan a la reflexión con un sutil doble nivel en los discursos y un alegato de su obra a favor de la tolerancia, a pesar de que, a veces, se le haya tachado de reaccionario o racista. Como apunta Tag Gallagher, en unos de los mejores libros sobre Ford, sus héroes se caracterizan por su vulnerabilidad emocional más que por su poderío físico; sirven para unir a la comunidad pero ellos no participan de ella, son héroes solitarios y suelen quedar excluidos.

John Ford (Maine, EE.UU., 1894 – California, EE.UU., 1973) comenzó a trabajar con su hermano Francis Ford, director, guionista y actor en la Universal Studios, en 1913, y, a partir de 1917 empezó a dirigir. Sus primeras obras eran películas del oeste interpretadas por Harry Carey, uno de los primeros héroes de oeste americano, con el que obtuvo su primer gran éxito con El caballo de hierro. En 1935 ganó su primer Óscar con El Delator, y obteniendo, más adelante, otros tres más: en 1940, por Las uvas de la ira; en 1941, por Qué verde era mi valle, y en 1952, por El hombre tranquilo. En 1939, dirigió una de sus más famosas películas: La diligencia, con la que el género de películas del oeste, westerns, adquirió la categoría de género mayor, y comenzando su colaboración con John Wayne, un actor que le acompañaría durante toda su carrera. Hay que destacar también Centauros del desierto, para muchos un cenit en la historia del cine, donde podemos ver con más claridad la soledad del héroe, y donde se agolpan muchísimos detalles sutiles que Ford muestra, y que es necesario pararse para apreciarlos. Porque otra de las características de su cine es la cuidada puesta en escena, en la que nada es gratuito: cada encuadre, cada sombra, cada gesto tiene un simbolismo muy poderoso y muestra otro nivel de la historia. O El hombre que mató a Liberty Valance…y podríamos seguir enumerando sus trabajos, pero os animamos a que consultéis el excelente estudio de Gallagher mientras veis las obras de Ford.

Gallagher, Tag. John Ford : el hombre y su cine. Madrid: Akal, D.L. 2009.

Podéis consultar los materiales audiovisuales y bibliográficos disponibles en la Biblioteca CRAI Dulce Chacón sobre John Ford en este enlace.

ford

¡Feliz visionado y vuelta de vacaciones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: